La reclusión en casa impuesta por la crisis sanitaria del coronavirus está dando mucho juego a las redes sociales. Todas las rutinas se han trasladado a Facebook, Twitter, Instagram y TikTok. Las redes se han convertido en el refugio de la cotidianidad, a golpe de hashtag, donde encontrar historias para sobrevivir, compartir, ayudar, divertirse, compartir e indignarse mientras dure el confinamiento. Todo suma con la intención de que nadie se salte el #YoMeQuedoEnCasa.

El mundo cultural se ha volcado con todo tipo de iniciativas para combatir el tedio de una cuarentena que obliga a un ocio 100% casero. Para los festivaleros, pese a que el verano es su momento predilecto del año, más de una veintena de artistas han organizado directos de Instagram durante los fines de semana en el llamado YoMeQuedoEnCasa Festival. Cada uno tiene su horario de actuación y el escenario es el mismo, la pantalla que elijas.

Como el ejercicio es esencial para combatir el sedentarismo de la cuarentena. Profesores, monitores y entrenadores personales han convertido las redes sociales en auténticas zonas de entrenamiento. Existen todo tipo de actividades y planes para mantener el cuerpo a tono. Twitter, Facebook e Instagram se han llenado de vídeos y planes.

Twitter se ha convertido en una herramienta valiosa para aquellas personas que necesiten resolver dudas médicas. Ante el colapso sanitario, las redes ayudan a poner en contacto a pacientes y doctores y encontrar una solución a sus síntomas. Traumatología, dermatología, medicina de familia… diferentes especialidades que intercambian hilos y mensajes. En algunos casos parte de la solidaridad de los profesionales sanitarios en particular, pero también centros privados y clínicas especializadas se han sumado a esta tendencia a través de Telemedicina.

Las redes sociales llevan años siendo el punto de encuentro de las reivindicaciones y quejas de cualquier persona. La cuarentena ha añadido el matiz de que han surgido grupos y cuentas para expresar su indignación con temas laborales relacionados con la pandemia. Para mantener la cabeza distraída, y que el tiempo no parezca eterno, los retos se suceden uno tras otro, para demostrar nuestra creatividad y destreza. Y si a cualquiera se le terminan las ideas de qué hacer en casa, las redes sociales no defraudan.

× ¿En qué podemos ayudarte?