Según Forbes, más del 38% de las empresas han visto reducida la demanda de servicios y productos por parte de clientes en estas últimas semanas. Aun así, muchas de ellas están trabajando a marchas forzadas y ofreciendo aportaciones de cualquier tipo para paliar esta pandemia, ya sea a nivel profesional como personal y sanitario.

Nos encontramos ante un escenario totalmente nuevo. La expansión a nivel mundial del COVID-19 ha hecho que durante estas últimas semanas nos tengamos que enfrentar a una situación sin precedentes. La propagación del nuevo coronavirus está obligando a la reinvención de los negocios: la conectividad digital y la apuesta por las nuevas tecnologías están a la orden del día.

El teletrabajo se ha instaurado en miles de empresas y estas deberán aprovechar las nuevas tecnologías para lograr llegar a un mayor número de consumidores que siguen viviendo conectados.

Según Forbes, más del 38% de las empresas han visto reducida la demanda de servicios y productos por parte de clientes en estas últimas semanas. Aun así, muchas de ellas están trabajando a marchas forzadas y ofreciendo aportaciones de cualquier tipo para paliar esta pandemia, ya sea a nivel profesional como personal y sanitario.

Esta cadena de solidaridad también se está viendo reflejada en las pymes y startups. Diariamente decenas de emprendedores, pequeñas y medianas empresas publican a través de redes sociales como LinkedIn el ofrecimiento de ceder sus servicios a todas aquellas personas y empresas que, de una manera u otra, se hayan visto afectadas por esta situación. Una manera altruista de ayudar, ofrecer valor humano y a la vez, a la larga, lograr llegar a su público objetivo.

La economía del primer mundo se está viendo afectada por esta situación. El mundo ha cambiado de la noche a la mañana, y hemos cambiado nuestra manera de consumir e informarnos en un tiempo récord.

Según datos que recoge SimilarWeb, el tráfico de visitas a páginas web relacionadas con noticias sobre el COVID-19 ha incrementado un 5,5% en la última semana. El problema viene cuando las páginas que, teóricamente, deben informar a los usuarios se llenan de fake news.

Las principales plataformas de redes sociales han experimentado un aumento del 55% de uso en las últimas semanas. Es por ello por lo que los gobiernos quieren ser más prudentes que nunca y la Casa Blanca decidió ponerse en contacto con un grupo de las principales compañías de tecnología, entre ellas Facebook, Google y Twitter, para luchar contra la desinformación sobre el nuevo coronavirus en sus plataformas.

Debemos seguir adelante, seguir informando de la manera más veraz posible, apoyando a aquellas empresas que lo necesiten en esta situación excepcional. Estas últimas semanas se ha incrementado el tráfico y el ROI de los sectores relacionados con el entretenimiento, la alimentación y los media. Es un momento que hay que aprovechar y lograr fomentar.

× ¿En qué podemos ayudarte?